En O Santo, Bodegas Barreiro Amado y el Mesón do Albariño, creados en afán de servicio y de calidad, certifican con su buen hacer las altas cotas que alcanzan la cocina, los vinos y los orujos de Galicia.

Una pequeña instalación, caracterizada por el tono familiar.

El proyecto del que nace el Albariño DA OCA es obra de una persona que ama el vino en todos sus detalles: del cuidado de las viñas a la elaboración; desde la presentación a la difusión de todo lo que el cliente quiere saber.